Digno eres de mi mente

Geovany Bonilla | Sesión II

Rom. 12:2

“Y no adopten las costumbres de este mundo, sino transfórmense por medio de la renovación de su mente, para que comprueben cuál es la voluntad de Dios, lo que es bueno, agradable y perfecto.”

Un motor se puede fundir por:

  • Un alto kilometraje: después de tanto y sin un mantenimiento adecuado
  • Falta de mantenimiento y cambio de aceite: nuestra mente necesita renovarse cada tanto, hay cosas que deben salir también, es un mantenimiento diario.
  • Ignorar las señales de auxilio: hay personas que el Señor utiliza para que te des cuenta que hay que renovarse constantemente.

1. Las costumbres de este mundo nos secuestran de tal manera que no podemos adorar a Dios

Col. 2:8
La sociedad, la familia, los amigos, y el mundo en general contribuye a que definamos nuestra manera de pensar en cada aspecto de la vida. El problema: no siempre recibimos buena influencia. 

  • Costumbres inofensivas – por tradición, etc.
  • Costumbres nocivas – relaciones sin propósito, ley de mínimo esfuerzo

2. Mi mente necesita una limpieza

2 Cor. 10:4,5 RVC
“(…) y de desbaratar argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios y de llevar cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo.”

Satanás bombardea de malos pensamientos, pero el Señor dice que los llevemos cautivos a la obediencia de Cristo (es decir que podemos recordar sus promesas, por lo tanto, podemos adorar). El Señor se quiere mover en todas las áreas de tu vida.

3. Nuestra mente necesita llenarse de adoración

Él es digno de nuestra adoración
4:8 “por lo demás, hermanos, piensen en todo lo que es verdadero, en todo lo honesto, en todo lo justo, en todo lo puro, en todo lo amable, en todo lo que es digno de alabanza; si hay en ello alguna virtud, si hay algo que admirar, piensen en ello.”

Nuevamente se hace énfasis de qué hay en nuestras cabezas, en nuestras mentes.

Marcos 12:30
“y amarás al señor tu dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente y con todas tus fuerzas.

“Si Nuestro motor está fundido, no vamos a ir a ningún lado.”

Comparte está publicación ​